* Para no perderos ninguna entrada nueva, la nueva dirección del blog es Ni Blanco Ni en Botella

martes, 22 de diciembre de 2015

Trufas de chocolate super fáciles

¡¡Feliz Navidad!!

Aunque ya lleva más de un mes siendo Navidad en los centros comerciales, ahora sí que ya la tenemos aquí! 


Y como ya es momento de andar estresados con compras de última hora y cocinando como si nos creyéramos estrellas Michelín (aunque las verdaderas estrellas "michelín" seremos después de pasadas las fiestas ;P), os traigo una propuesta súper fácil de preparar y con la que conquistar a todo el mundo. En un pispás las tendréis hechas, sin apenas esfuerzo. Además podréis hacer muchas variaciones para adaptaros a los gustos de cada uno.

Estas trufas son ideales para regalar o para sacar con la bandeja de los postres o acompañando al café.


Lo cierto es que nunca había probado a hacerlas en casa y me ha parecido una maravilla de receta. Si sois amantes del chocolate, tenéis que probarlas porque os van a encantar! 

Eso sí, cuidado porque con las cantidades que os voy a dar salen un montón y son adictivas. Así que ya podéis ir pensando a quién regalárselas ;) Una bolsita y un lacito mono y quedaréis de lujo!


Lo bueno es que han salido a raíz de una pequeña "catástrofe" repostera. Tenía que hacer un taller con niños y les quería llevar ganaché de chocolate para que practicaran un poco con la manga pastelera. Total, que ese día se alinearon los planetas para que todo se enrevesara. Con las prisas, me puse a montar el ganache mientras hacía otras cosas...y me pasé de tiempo! Con lo cual, la textura se cortó y ya no servía para usar con manga. 

Pero claro, no lo iba a tirar, ¡con lo bueno que está! Así que decidí reconvertirlo en trufas ^_^ Oye, hay que intentar sacer siempre algo positivo de los errores!

TRUFAS DE CHOCOLATE


Inspiración: yo misma!
Dificultad: para torpes muy torpes.
Tiempo de preparación: 30 minutos.
Reposo: mínimo 2 horas.
Cantidad: dependiendo del tamaño que les deis, pero unas 40!

 Ingredientes

  • 400 g. de chocolate negro (mín. 55% de cacao)
  • 500 ml. de nata para montar
  • 40 g. de mantequilla
  • cacao en polvo para decorar

Preparación

1.- Troceamos el chocolate y lo colocamos en un bol.

2.- Ponemos la nata a cocer en un cazo. En cuanto rompa a hervir, retiramos del fuego y la vertemos sobre el chocolate troceado. Añadimos también en este momento la mantequilla y con ayuda de unas varillas manuales vamos removiendo hasta que el chocolate se funda del todo. Aseguraos de que no se quedan trozos de chocolate en el fondo del bol.

3.- Cubrimos con film transparente, justo pegado a la superficie del chocolate, para que no le salga costra al enfriarse. Esperamos a que se temple y metemos a la nevera mínimo un par de horas para que coja consistencia.

4.- Sacamos de la nevera y retiramos el film. Con ayuda de una cuchara (o 2) o con las manos (recomendable usar guantes), comenzamos a formar bolas de chocolate. Las vamos depositando sobre una bandeja cubierta con papel vegetal.

5.- Una vez echas todas, espolvoreamos con cacao en polvo por encima.


Trucos / Consejos / Variaciones

  • se conservan bien en un recipiente hermético varios días. Pero si en vuestra casa tenéis calefacción central, de esas que parece que estáis en el trópico, mejor conservarlas en la nevera.
  • en lugar de usar cacao, podéis cubrirlas con coco rallado, frutos secos picados,...
  • a algunas de ellas les eché además un poco de brillo dorado comestible, para que quedaran más elegantes y navideñas ;) 
  • a la hora de formar las bolas, podéis aprovechar y meter algún fruto seco en el centro: avellana, almendra,... 
  • al formar las bolas, ayudaros con un par de cucharas o si lo vais a hacer con las manos, mejor con unos guantes aptos para manipular alimentos. Porque aunque no vais a tener problema de formar las bolas, vais a acabar con las manos pringadas de chocolate.

Ya habéis visto qué fácil es contentar a todos estas Navidades ^_^

Espero que disfrutéis a tope estos días, con la familia, sin ella, comiendo lo que os dé la gana y haciendo lo que queráis. Al final de lo que se trata es de disfrutar, cada uno a su manera.

Muás
Iratxe

2 comentarios:

  1. Bueno, oye, de todo se saca algo! Muy buena reconversión.

    ResponderEliminar
  2. De todo se aprende y más si salen cosas tan ricas como estas. Me encantan las trufas y lo rápido que se hacen.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos!! Me hará mucha ilusión leerlos y si puedo ayudar en lo que sea, pues encantada!!! Al fin y al cabo, un blog se alimenta de los comentarios que recibe.