* Para no perderos ninguna entrada nueva, la nueva dirección del blog es Ni Blanco Ni en Botella

lunes, 2 de abril de 2012

Galletas a destiempo (de jengibre)

Sí sí, a destiempo totalmente. ¿Se pueden hacer unas galletas a destiempo? Por supuesto!


Y estas son a destiempo por dos razones:
  1. Porque son galletas de jengibre, vamos, típicas galletas que se hacen en Navidad. Y claro, con la Semana Santa aquí encima, las navidades ya como que las tenemos olvidadísimas.
  2. Porque como veis en las fotos, son galletas de tartas y vestidos de boda!!!! Y ahora mismo como que casarme no entra dentro de mis planes (no en breve, por lo menos) ni tampoco tengo ninguna boda a la vista.

Entendéis ahora por qué digo que son galletas a destiempo, no?


Entonces, ¿por qué las he hecho? Pues es que hacía tiempo ya que tenía unos cortadores de boda y tenía muchas ganas de estrenarlos, pero no tenía ocasión. Además siempre los veía ahí, tan solos, tan inutilizados, tan tristes....que tuve que usarlos!!


Quedan unas galletas taaaaan bonitas... Y dan muchísimo juego!! Solo hay que dejar volar la imaginación y la creatividad y ponerse a diseñar.


Aquí las tenéis en pleno proceso. Cubiertas con fondant bñanco esperando a tomar la forma definitiva.


 Aquí ya todas "tuneadas" y acabadas. (Sí, se ha colado una que no debería estar....se ve claro cual, no?jajaja)

Pero bueno, a lo que voy, aquí os presento la nueva colección primavera-verano 2012 de Galle-novias:

 Vestido con escote palabra de honor, con cinturón ancho y brillantina, muuuuucha brillantina (o purpurina, como lo llaméis).

Sencillo vestido con escote palabra de honor, con cintura en color plata y falda super brillante.

Modelo de encaje, con ancho cinturón de seda lisa.

Vestido de estilo "rococó", con perlas rodeando el escote palabra de honor y la cintura. La falda está bordeado por una fila de rosas blancas.


Vestido con cuerpo de encaje y puntillas en la parte baja de la falda. Rematado por un sencillo cinturón con broche de perlas.

Sencillísimo vestido para las novias más clásicas, liso, rematado con un cinturón fino y largo.

Por último, sencillo vestido con escote palabra de honor, con cintura rematada por dos margaritas, todo ello en una tela muy, muy brillante.


Y para acabar con los vestidos, aquí tenemos al infiltrado. Este lo hice porque ya no se me ocurría qué mas hacer de vestidos de novia y tenía por ahí un poco de fondant de colores, así que porbé a ver qué tal quedaba un vestido normal. Para rematarlo a este también le puse brillantina, ¡me encanta!



 Antes de seguir dando la chapa con más fotos y de enseñaros las tartas, os paso la receta que hice para estas galletas. Como ya os he dicho, son de jengibre. Pero para hacerla, busqué un montón de recetas por internet, pero ninguna me convencía. Unas porque llevaban muchísimas especias, otras porque llevaban ingredientes un poco raros, otras porque no entendía muy bien que llevaran levadura...total que acabé inventándome la receta como casi siempre!

 GALLETAS DE JENGIBRE (versión de Iratxe)

Ingredientes
  • 260 g de harina
  • 150 g de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 100 g de azúcar moreno (puede usarse también la normal)
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1 cucharadita de azúcar avainillado (lo ideal hubiera sido de canela....pero cuando las estaba haciendo me di cuenta de que no tenía!!)
PREPARACIÓN

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta obtener una crema. Añadimos el huevo y seguimos batiendo hasta que esté bien integrado. En este punto puede parecer que la masa se ha cortado, pero no pasa nada, se arregla al añadir la harina.

Tamizamos la harina y la vamos agregando mezclando poco a poco con una cuchara de madera o espátula. Añadimos también el jengibre y el azúcar avainillado. Lo suyo hubiera sido añadirle canela, pero cuando ya estaba en pleno proceso me di cuenta que no tenía, así que le eché lo único que tenía a mano que era el azúcar avainillado. Con canela imagino que tendrá un sabor más especial, pero así quedan también ruquísimas.

Cuando tengamos todo bien integrado, formamos una bola con la masa, la envolvemos en film transparente y la metemos al frigorífico por lo menos un par de horas, para que se asiente bien. Se puede dejar de un día a otro e incluso aguanta varios días en la nevera. Cuando la vayamos a usar, la sacamos 10 minutos antes para que coja temperatura. La estiramos con un rodillo dejándola a unos 6mm de grosor y cortamos con los cortadores o formas que queramos.

Con el horno precalentado, ponemos papel de horno en una bandeja y colocamos las galletas dejando unos 2 cm de separación entre ellas para no correr el riesgo de que se nos fusionen en el horno. Las horneamos unos 15 minutos a 170º, aunque esto dependerá del tamaño y grosor de las galletas. Sabremos que están listas cuando empiecen a dorarse los bordes. Las sacamos del horno y las dejamos enfriar bien.

¡¡Listo!! Ya las podemos decorar o comérnoslas tal cual porque están buenísimas. Menudo olor más rico que se queda por toda la casa!!

Bueno, pues aquí va el catálogo de tartas de moda para esta temporada, jeje.


Las hay con bordados y ribetes de fresa...

...de merengue brillante con bolitas...

...con pequeñas notas de color...

...más sofisticadas con bordes con lazos plateados...

...más elaboradas con muchas flores de azúcar y mucho brillo...

...o más primaverales decoradas con margaritas.



Bueno, pues hasta ahí llegó mi inspiración, que no es poca! Me ha encantado hacer estas galletas y estoy deseando volver a hacer más. Así voy practicando para cuando me toque casarme o asistir a alguna boda! ;)

Espero que os hayan gustado y que pongáis a volar vuestra imaginación pensando en tartas y vestidos.

Muás!!


4 comentarios:

  1. Jajajaja, eso es, un desfile de moda en versión galleta!

    ResponderEliminar
  2. Hola te deje (DE NUEVO!!!) una cosita en mi blog!!!

    ResponderEliminar
  3. Ay, qué ilusión! Pues ahora mismito voy!

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos!! Me hará mucha ilusión leerlos y si puedo ayudar en lo que sea, pues encantada!!! Al fin y al cabo, un blog se alimenta de los comentarios que recibe.