* Para no perderos ninguna entrada nueva, la nueva dirección del blog es Ni Blanco Ni en Botella

jueves, 1 de noviembre de 2012

La trilogía del plátano III: se acabaron los plátanos...pero hay mucha mermelada!!

Y con este post ponemos fin a "La trilogía del plátano". Y tranquilos/as, esto no va a ser como Star Wars, no vamos a hacer una "trilogía de antes de la trilogía". Más que nada porque ya he acabado con todos los plátanos!


Para seguir todos los capítulos de esta especial y gastronómica trilogía platanera, aquí os dejo los dos posts anteriores: Galletas de plátano (feas pero estupendas) y Cupcakes de plátano.


Y ahora para culminar toca mermelada.

Le he cogido el gusto a esto de las mermeladas oye. Desde que hice la de calabacín ya no hay quien me pare. Mi próximo proyecto es hacer dulce de membrillo con unos que me han dado hoy en el trabajo...qué ganas de probar!



Pero vamos a lo de hoy...además de la receta de la mermelada, viene acompañada de fotos con el paso a paso (de una calidad lamentable, eso sí) para que si os animáis a hacer no os entre el pánico escénico en ningún paso.

Las cantidades que os doy son las que usé yo, pero se puede adaptar a la cantidad de fruta que tengáis. La proporción de fruta-azúcar es muy sencilla: bien 1:1 o incluso 2:1.

¿Esto qué quiere decir? Pues que pesamos nuestra fruta, ya pelada, y podemos echarle la misma cantidad de azúcar (1:1) o la mitad de azúcar que de fruta (2:1). Dentro de ese intervalo podéis añadir la cantidad que queráis, en función de lo dulce que os guste la mermelada. A mi no me gusta excesivamente dulce y por eso uso la proporción 2:1.




¿Listos/as?

MERMALADA DE PLÁTANO

Ingredientes

  • 1 kg. de plátanos (aproximadamente)
  • 500 g. de azúcar
  • el zumo de 1 limón
Preparación

Cogemos todos nuestros plátanos y los pelamos. Los pesamos ya sin piel y tendremos en cuenta el peso para el azúcar.

Los pobres tenían ya un color feucho...me pedían a gritos que les hiciera mermelada!!

Una vez pelados tenía 1kg 36 gramos de plátano.

Troceamos los plátano y los ponemos en un bol junto con el azúcar y el zumo de 1 limón.
(De esto no tengo foto, cachis!)
Los dejamos así unos 15 minutillos nada más para que se ablanden un poco y vayan soltando líquido.
Ponemos una cazuela a fuego medio y añadimos la mezcla del bol.


Lo tenemos que dejar cocer a fuego medio durante unos 45 minutos aproximadamente.

Qué horror de foto por dios!!

Veréis que a medida que pasa el tiempo le va saliendo espuma y borbotea, no pasa nada!

Removemos de vez en cuando para que no se pegue y se cueza todo bien.

Cada vez tiene más espuma pero el plátano está cada vez más desecho.
Una vez trascurrido el tiempo (tenemos que ver que el plátano es ya como un puré, aunque puede que queden trozos) apagamos el fuego. Con ayuda de un batidor manual (vamos, unas varillas de las de toda la vida), removemos bien toda la mezcla. De esta manera conseguimos dos cosas: por un lado, que se quite esa espuma que se ha formado durante la cocción; y, por otro, que si quedaban trozos algo más grandes de plátano así los "neutralizamos".

Si no os gustan las mermeladas con trozos o grumos, este último paso de batir se puede hacer con una batidora de cuchillas, de modo que conseguiremos una mermelada más fina.

Remover con alegría!

Estando aún caliente (importante) procedemos a echarla en botes de cristal con tapa. Cuando estén llenos, cerramos bien la tapa y los ponemos boca abajo.

"Oy, qué mareo madre..."
¿Esto para qué sirve? Al ponerlo boca abajo, toda la mermelada baja hacia la tapa, presionando el aire que pudiera quedar y es una forma de crear el vacío para que se conserve mejor.


Una vez fría la mermelada, ya podemos darle la vuelta a los botes y ya están listos para empezar a darle uso y disfrutar!


Un consejo: tener preparados unos cuantos botes...porque os va a salir un montón de mermelada!


Ahora ya los podéis "tunear" al gusto, ponerles una etiqueta con lo que es y cuándo se hizo,...
Y os sirve la mermelada para las tostadas, para rellenar una tarta, unos cupcakes...o includo para decorarlos:



Pues nada, después de este empacho de plátano puedo prometer y prometo que la siguiente entrada no tendrá nada que ver con esta fruta ni nada que se le parezca. De verdad. De hecho ya la estoy maquinando....sí....qué rico....
Muás!
Iratxe

12 comentarios:

  1. Que buena idea!! Nunca había pensado preparar mermelada de plátano!! tiene que estar super cremosa y deliciosa ¿no?

    una receta de 10!

    Juanan Cuuking!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapo! La verdad que es sorprendente lo buena que est´a, suavecita pero con un sabor a platano.
      Muas!

      Eliminar
  2. A mí tampoco se me había ocurrido hacer mermelada de plátano. Sí pasteles, galletas, tartas pero mermelada no. La voy a probar. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar pues rueba que seguro que te encanta! A mi se me ocurri´o porque justo acababa de hacer mermelada de calabacin y de repente tenia muchos platanos...asi que me lance´!
      Muas

      Eliminar
  3. Que rica tiene que estar!! Tienes un regalo en mi blog, espero que te guste! :)

    http://cupcakestartasymas.blogspot.com.es/2012/11/primer-premio-para-mi-blog.html

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos!! Me hará mucha ilusión leerlos y si puedo ayudar en lo que sea, pues encantada!!! Al fin y al cabo, un blog se alimenta de los comentarios que recibe.