* Para no perderos ninguna entrada nueva, la nueva dirección del blog es Ni Blanco Ni en Botella

miércoles, 21 de enero de 2015

Bizcocho de naranja y semillas de amapola



Pues ya hemos pasado más de la mitad del mes de enero. La cuesta se hace cada vez más empinada, estamos metidos de lleno en el invierno y estoy segura de que muchos ya os habéis pasado vuestros buenos propósitos por el arco del triunfo. Vamos, que ya estamos en la rutina de siempre.


Parece mentira que hace escasos 15 días aún estuviéramos inmersos en la vorágine navideña, con todo lo que ello implica. Bueno, los que estén intentando quitarse esos kilos de más que cogieron lo tendrán aún bastante presente en sus maldiciones pensamientos.


Hay un dato que me llamó mucho la atención en esas fechas, y es que en las noticias dijeron que cada persona, de media, engordaba entre 4 y 5 kilos. WTF!!!! Entre 4 y 5???? En 12 días?????

Teniendo en cuenta que yo no engordé ningún kilo, quiere decir que alguien por ahí engordó entre 8 y 10 kilos!! Madre mía, pero qué hizo esos días? Se comió un pavo relleno de polvorones?? Y no se levantaría de la cama ni para ir al baño...porque sino no me lo explico.



Dejando ese fenómeno paranormal a un lado, resulta que el lunes fue el "Blue Monday". Al parecer, es el día más triste del año, según una fórmula matemática que usa múltiples variables. De verdad que hay gente que no sabe en qué gastar su tiempo.

¿Y por qué es el día más triste del año? Pues porque nos percatamos de que ya se han pasado las Navidades, que estamos en invierno, que la cuesta de enero es cada vez más empinada, que nos pasan los cobros de los regalos que se pagaron con tarjeta de crédito (por eso yo nunca las uso...), empezamos a saltarnos nuestros buenos propósitos, aún falta mucho para las próximas vacaciones...y encima es lunes!

En fin, otra estadística que han hecho sin contar conmigo ;p

Vale, sí, me habéis pillado: lo de las fotos son mandarinas!

Pero no quiero deprimiros! Hay que pensar que ya se va notando que los días son cada vez más largos! Ya veis con qué poco me conformo ^_^

Y como alguien muy solidario por ahí engordó por mí y aquí llevamos ya unos días con un frío que pela y nevando, tengo la excusa perfecta para seguir horneando bizcochos sin remordimiento. Qué mejor que tomarse un café (o té, o chocolate) calentito y untar un trozo de bizcocho, mientras vemos cómo nieva fuera.


Además este bizcocho es muy sano, porque lleva fruta! Dos naranjas enteras en todo el bizcocho! Si eso no es sano, que baje Dios y lo vea. 

Y las semillas de amapola además son muy  buenas, ya que contienen calcio y tienen un efecto calmante. Hombre, igual habría que comerse 4 bizcochos para notarlo...pero ahí queda.


Casi desde que empecé con el blog (ya va a hacer 3 años!!!) que quería preparar un bizcocho usando estas semillas. El más típico, que he visto en infinidad de páginas y blogs es el de limón con semillas de amapola. Pero es que no sé qué me pasa con el limón, que es un sabor que me da como pereza. Mira que soy rara! Además no encontraba nunca semillas de amapola (a un precio medianamente razonable).

Por fin el otro día encontré un paquetito bien de precio y me decidí a hacer un bizcocho con ellas. Como tenía dos naranjas por casa, decidí probar a hacerlo así. Un acierto total! Es uno de los bizcochos más jugosos que he probado. Además, la glasa de naranja que lleva por encima le da un toque muy fresco, delicioso. Con deciros que en dos desayunos voló...¡y en casa sólo somos 2!


BIZCOCHO DE NARANJA Y SEMILLAS DE AMAPOLA

Inspiración: mezcla de varias recetas diferentes.
Dificultad: nada imposible.
Tiempo de preparación: 15 minutos.
Cocción: 45 minutos.

Ingredientes

  • 4 huevos
  • 200 ml. de aceite de girasol o de oliva suave
  • 200 ml. de zumo de naranja
  • 150 g. de azúcar moreno
  • 300 g. de harina
  • 100 g. de semillas de amapola
  • 1 cucharadita de levadura
  • una pizca de sal
Para la glasa

  • 100 g. de azúcar glas
  • 4 cucharadas de zumo de naranja

Preparación


1.- Precalentamos el horno a 180ºC.

2.- Tamizamos la harina junto con la levadura y la sal. Reservamos.

3.- Batimos los huevos junto con el azúcar hasta que estén esponjosos. Añadimos entonces el aceite y el zumo de naranja, batiendo hasta que se integren.

4.- Vamos echando poco a poco la harina, batiendo para que se integre bien.

5.- Por último añadimos las semillas de amapola y con ayuda de una espátula mezclamos, para que se repartan bien por toda la masa.

6.- Vertemos en un molde que habremos engrasado previamente. Horneamos a media altura durante unos 45 minutos (hasta que al pincharlo con un palillo por el centro salga limpio).

7.- Sacamos del horno y pasado 5 minutos lo desmoldamos sobre una rejilla.

8.- Mientras, preparamos la glasa. Para ello, mezclamos el azúcar glas con las cucharadas de zumo hasta lograr una mezcla sin grumos.

9.- Estando el bizcocho aún templado, vertemos la glasa por encima. Lo mejor es colocar el bizcocho sobre una rejilla y poner debajo papel de hornear o algo para recoger el sobrante. La glasa que "chorrea" la podéis recoger y volver a echarla por encima.


Trucos / Consejos / Variaciones
  • la versión más clásica de este bizcocho se prepara utilizando zumo de limón.
  • también podéis prepararla usando cualquier otro cítrico:  mandarina, pomelo,...
  • si no encontráis semillas de amapola o no os gustan, no son imprescindibles.
  • si queréis hacerlo un poco más ligero, prescindid de la glasa.
  • el azúcar moreno se puede sustituir por azúcar blanquilla.
  • podéis probar también a añadir canela a la mezcla.

Espero que os animéis a probar este bizcocho, porque os va a encantar su jugosidad y su sabor tan fresco. Y es otra manera de comer fruta! ;) Jejeje.

Ánimo con este frío, que por otro lado, ya iba tocando...aunque nos ha pillado "desacostumbrados"! 

Muás
Iratxe

14 comentarios:

  1. Las semillas de amapola le dan un sabor cálido como a frutos secos y un toque crujiente. Probaremos tu receta ya que nunca la hemos usado para hacer bizcochos. En el pan quedan geniales también. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto! Yo no las había usado nunca y le dan un toque como a sésamo o no sé muy bien a qué que me ha encantado! :)
      Muás

      Eliminar
  2. Pues chica, mis kilos de más también los debe tener alguien por ahí porque yo ni medio gramo he engordado.
    Jajajajaja. Lo del "día mas triste del año", de verdad la gente no sabe en qué ocupar su tiempo.
    Mira tu por donde que el otro día compré un botecito de semillas de amapola que no sabía en qué emplear, y esta tarde que no pienso salir de casa porque hace mucho frío y mis enanos tienen fiesta voy a hornear este bizcocho. Ya sabes que yo en versión "sin gluten". Te contaré. MUAKKKKKKKKKKKK

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tantos estudios, tantas estadísticas, tantos datos...no pueden ser buenos!
      Por cierto, menuda pinta tu versión del bizcocho! Deseando estoy verlo publicado ^_^
      Muás

      Eliminar
  3. Pues yo soy de las que va recogiendo kilos en Navidades, no llego a la media asi que alguien ha cogido tus 4 y dos más mios, pobre persona...El bizcocho me ha encantado y me llevo la receta porque cae fijo, entre otras cosas porque tengo chorrocientos kilos de naranjas que tengo que gastar y ya he hecho cantidades ingentes de mermelada y voy a cambiar de tercio, deliciosa receta, me ha encantado. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una buena opción de dar salida a las naranjas y tener preparado algo rico para desayunar. Además con fruta! Jajaja, super sano ;)
      Muás

      Eliminar
  4. A veces las mejores recetas se hacen esperar, como este bizcocho tan rico =)
    Preciosas fotos ^^
    Un besote!

    ResponderEliminar
  5. Yo también flipo con los kilos que coge la gente en navidad, pienso lo mismo que tú que comen pavos rellenos de polvorones o yo que sé. El bizcocho te ha quedado genial, me encanta la naranja para los bizcochos y el toque crujiente de semillas de amapola le viene genial.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que a mí no me salen las cuentas! Ya vi el que hiciste tú con mandarina y amapola...tiene que estar buenísimo!
      Muás

      Eliminar
  6. Hola! qué pinta! nos apuntamos la receta porque nos encanta desayunar bizcochos caseros! esta semana hemos hecho uno de limón con semillas de amapola, era la primera vez que las probábamos por eso echamos poquitas pero nos sorprendió muy gratamente, la próxima vez le pondremos más! besis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo era la primera vez que usaba también semillas de amapola, pero no me corté un pelo! Jajajaja. El resultado y el toque que le dan me encantó!
      Muás

      Eliminar
  7. Me encantan los panes dulces, y este no es menos :)


    www.lasrecetasdemasero.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este tenía un sabor fresquito buenísimo! ^_^
      Muás

      Eliminar

Todos los comentarios son bienvenidos!! Me hará mucha ilusión leerlos y si puedo ayudar en lo que sea, pues encantada!!! Al fin y al cabo, un blog se alimenta de los comentarios que recibe.