* Para no perderos ninguna entrada nueva, la nueva dirección del blog es Ni Blanco Ni en Botella

lunes, 2 de marzo de 2015

Paté de zanahoria y nueces


¿Una receta salada? ¿Aquí? ¿Pero qué está pasando? ¿Tanta lluvia se le habrá ahogado el cerebro a la chiquilla?



Que noooooooooo, que estoy bien. No me pasa nada, ni tengo fiebre, ni me han salido escamas y branquias (aunque si sigue lloviendo así no creo que tarde mucho), ni me he puesto a dieta ni nada de nada.

Aunque os parezca increíble , yo también como cosas saladas. Hala, ¿cómo os habéis quedado? ;P Evidentemente no me alimento sólo de dulce, ojalá pudiera!! 

Aunque sí que es cierto que mi cocina salada es más bien "de batalla" o "de supervivencia". Vamos, que hay que comer algo y tampoco hay tiempo ni ganas de liarse, así que cualquier cosa que se prepare fácil y rápido y que alimente. Además, tengo la suerte que la mayoría de comidas las prepara mi chico y yo poco me tengo que preocupar. Sí, soy una chica con suerte ;p


Aún así, de vez en cuando o en ocasiones especiales me gusta preparar algo diferente, o más elaborado. Pero, sobre todo, soy vasca.

A un vasco no le puedes decir "a que no hay huevos..." porque entonces ya sabes que lo va a hacer. Pues bien, en mi caso no se me puede decir "pero tú de salado no haces así nada elaborado". Lo que para otra persona no sería nada en especial, para mí esas palabras, que provenían de lo que era un piropo (diciendo que en el tema dulces controlo y me lo curro un montón), fueron como un reto. 

¿Que yo de salado no hago nada elaborado? ¿Que es todo comida de batalla? Aiba la ostia!!


Ejem... Vale, sí, este plato tampoco es el summum de la elaboración en cuanto a platos salados. Pero es un plato salado, ¿no? Y no es el típico plato que haríamos para comer un martes entre ratos del curro, ¿no? Pues ya está.

Para un aperitivo, para sorprender a los invitados, para una cena diferente, para un pic-nic, para un bocata con otro aire... O para "dippear" con verduras crudas.

El término paté suele ir asociado a productos de origen animal, casi siempre de cerdo. Pero en sí es una palabra que se usa para denominar a una pasta untable. 


En este caso es un paté vegano, sin ningún componente de origen animal. Con lo cual, es apto también para los alérgicos al huevo, intolerantes a la lactosa y celíacos. Los únicos que no pueden tomarlo son los alérgicos a los frutos secos o si hay alguien por ahí que no pueda comer zanahorias. Además de ser apto para todo el mundo, es mucho más sano que los patés de origen animal, sin grasas y además, al ser casero, mil veces mejor que cualquier opción comprada en el supermercado.

En casa nos encantó, lo devoramos y ya estoy pensando en cuándo lo voy a volver a hacer. Más fácil imposible!


PATÉ DE ZANAHORIA Y NUECES

Inspiración: lo apunté una vez naufragando por internet...si alguien lo reconoce como suyo que me lo diga!
Dificultad: apto para todos los que sepan usar una batidora.
Tiempo de preparación: 25 minutos.

Ingredientes

  • 2 zanahorias grandes
  • 1 diente de ajo
  • 10 nueces peladas
  •  cucharadas de aceite de oliva
  • una pizca de sal

Preparación


1.- Pelamos y troceamos las zanahorias. Las cocemos en agua hirviendo hasta que estén bien blanditas (unos 20 minutos). Escurrimos  bien.

2.- Ponemos en el vaso de la batidora todos los ingredientes. Trituramos con la batidora hasta que logremos la consistencia deseada, es decir, una pasta sin grumos.

3.- Servimos acompañada de panecillos o con verduras crudas a modo de dip.



Trucos / Consejos / Variaciones

  • mejor esperar a que se enfríen un poco las zanahorias antes de batir todo, sobre todo si lo queréis tomar al momento.
  • lo podéis conservar en un bote hermético en la nevera un par de días. 
  • podéis probar a sustituir las nueces por algún otro fruto seco para darle otro toque de sabor.
  • usar sólo 1 diente de ajo! Porque le da bastante sabor.
  • con las cantidades indicadas sale tanto paté como el que veis en las fotos, lo justo para picar unas 4 personas.



Espero que os haya gustado este "intruso" salado en el blog, pero es que tenía que compartirlo con vosotros porque está demasiado bueno! Si os gustan este tipo de recetas sencillas de picotea y os pondré más, porque a mí me encantan y tengo unas cuantas por ahí para sorprender a las visitas.

No os preocupéis, que la próxima receta va a ser dulce ;)

Muás
Iratxe

4 comentarios:

  1. Me parto contigo Iraxe¡¡¡¡¡ aquí tampoco ha dejado de llover en más de 10 días y si te digo la verdad... estoy hasta las pelotas... que hartura por favor¡¡¡
    Y me encanta tu propuesta. Ya sabes que a mí lo dulce me tira mucho más que lo salado, pero la verdad es que estas recetas facilonas y molonas están "chachis" como dirían mis hijos.
    Besazo grande de otra que casi, casi, también comienza a respirar con branquias. MUAKKK

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho tu idea y me la llevo porque debe quedar fenomenal como base para canapés.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja. Una receta salada al año, no hace daño ;)
    De vez en cuando, a nosotros también se nos cuela alguna!
    Me parece súper curioso este paté, tengo que probarlo!
    Un besote guapa.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos!! Me hará mucha ilusión leerlos y si puedo ayudar en lo que sea, pues encantada!!! Al fin y al cabo, un blog se alimenta de los comentarios que recibe.