* Para no perderos ninguna entrada nueva, la nueva dirección del blog es Ni Blanco Ni en Botella

miércoles, 12 de diciembre de 2012

¿Pensando platos diferentes para Navidades? Coulant de nueces y queso azul

En mi casa el puente de diciembre siempre ha marcado el inicio de la Navidad. Es cuando se aprovecha a poner el árbol, el Belén, las luces,... y un sinfín de decoraciones. Porque, por qué no decirlo, soy "muy fan" de la Navidad. Sé que hay gente a la que le parece una época de hipocresía, falsos buenos deseos, triste por la gente que ya no está, etc. Pero, aunque eso sea cierto, hay algo en mí más fuerte que todo eso y es el hecho de volver a sentirme niña de nuevo.


Sé que puede sonar cursi, estúpido, infantil y demás, pero es la única época del año en la que todos volvemos a buscar a ese niño interior y no nos da vergüenza ponernos gorros estúpidos, cantar villancicos cuyas letras no tienen sentido ninguno, nos vamos de cena con los compañeros, nos reencontramos con gente,... No sé, pero se nota algo en el ambiente que el resto del año no se nota.

También es cierto que en el ambiente se nota mala leche y más estrés del habitual en algunos casos (como en el de las compras de regalos a última hora), pero eso forma parte del encanto, ¿no?

Y después de este alegato navideño que no sé muy bien a qué ha venido, os cuento la que realmente es la razón de este post, si es que aún no os habéis dormido leyendo mi especie de "¡Que viva la Navidad!" Si seguís ahí despiertos: os quiero! jajaja


Os traigo una receta que os puede servir como idea para entrante en alguna de las muchas comidas/cenas que nos esperan este mes. En mi casa somos muy de "sota, caballo y rey", pero este año no va a haber  más remedio que cambiar debido a mi querida alergia a la carne y al embutido... Nada de jamón, lomo y demás exquisiteces ibéricas y adiós al rico cordero de mi abuela.

Así que aprovechando que aún tengo por casa un montón de nueces y que para mí cualquier excusa es buena para comer queso, preparé para comer el otro día esta receta que os dejo. ¡Que la disfrutéis!


COULANT DE NUECES Y QUESO AZUL

Inspiración: este blog llamado La Felicidad en los Pequeños Detalles      Tiempo: 40 minutos + el tiempo en el congelador (se puede preparar el día anterior)          Dificultad: encontrar un sitio en el congelador para la bandeja!

Ingredientes (para 12 unidades)
  • 160 g. de queso cremoso
  • 180 g. de harina
  • 4 huevos
  • 80 g. de mantequilla salada (si no tenéis, mantequilla normal y le añadiremos sal)
  • un poco de pimienta
  • 100 g. de queso azul
  • nueces
Preparación

Fundimos la mantequilla y dejamos que se temple. En un bol la mezclamos con el queso crema hasta que formen una crema homogénea. Vamos agregando los huevos uno a uno, no añadiremos el siguiente hasta que el anterior no se haya integrado completamente.
Tamizamos la harina y la vamos echando poco a poco a la masa, mezclando bien. La condimentamos con un poquito de pimienta. Si habéis usado mantequilla sin sal, ahora es el momento de añadirle un poco de sal.
Pelamos y troceamos las nueces. Podéis dejarlas en trozos o triturarlas para que no se noten mucho en la masa, como queráis. Las añadimos a la  masa y revolvemos para que se distribuyan uniformemente.
Llenamos un molde para magdalenas (o lo que tengáis similar) hasta la mitad con la masa y ponemos encima queso azul troceado. Aquí al gusto de cada uno, pero recordad que el queso azul tiene un sabor muy fuerte, así que no os paséis porque entonces se perderán el resto de sabores! Terminamos de llenar el molde. No lo llenéis hasta el borde porque aunque la masa no vaya a crecer, en el horno de infla un poco y puede que se os desborde.
Ponemos el molde en el congelador mínimos 30 minutos para que la masa se endurezca. Podéis preparar la masa la noche anterior y hornearlo justo cuando vayáis a comer.
Cuando vayamos a hornear, precalentamos el horno a 180ºC. Sacamos el molde del congelador y directamenet lo horneamos durante 15 minutos o hasta que veáis que se dora un poco la superficie.


Así estaría la bandeja al sacarla del congelador, lista para hornear.

Podéis decorar los "coulants" con unas nueces o como queráis.

VARIACIONES: ¡todas las que se os ocurran! Dad rienda suelta a vuestra imaginación y podréis sorprender con "coulants" de muchos sabores. Siempre os queda también el famoso "coulant" de chocolate que es lo más de lo  más para los amantes de este pecado.



Espero que os haya gustado la idea. Este mes os iré presentando más recetas e ideas "repostero-decorativas" para estas fechas que espero os sirvan de inspiración!

Muás

Iratxe

18 comentarios:

  1. Que original!! Me ha encantado, me parece una idea estupenda. Son originales y tienen una pinta estupenda.
    Geniales

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya gustado la idea Lourdes!! :D La verdad que estaban buenísimos...aunque a mí cualquier cosa que lleve queso me encanta!jajaja

    Muás

    ResponderEliminar
  3. QUIERO PROBARLOS¡¡¡¡ debo reconocer que tras leer el título me he ido directa a las fotos porque me ha entrado un hambre¡¡¡¡ Y luego te he leído tranquilamente y estoy contigo en que estas fiestas tiene algo especial. A mí me recuerdan a mi niñez rodeada de 20 primos y muchos tíos y cantando villancicos y celebrando las 12 campanadas explotando globos.... Y ahora que soy mami, pues me apetece que mis hijos tengan esas geniales sensaciones.
    UN besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que tienen su encanto! Y me imagino que teniendo niños aún más!
      Muás

      Eliminar
  4. Yo también soy fan de la Navidad y del queso, jajaja, así que me apunto esta receta.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, entonces ya somos dos super fans!!
      Muás

      Eliminar
  5. Me encanta tu alegato, solo tienes que pasarte por mi blog para comprobar que un mes antes de la Navidad yo ya he sacado mi vena infantil y me transformo. He de decir que desde el puente de diciembre en mi casa sólo se escuchan villancicos, jajajaja, perdón, joujoujoujou. Y después de todo esto, ¡me encanta tu receta! nunca se me habría ocurrido una receta así. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elena!! Te animo a probar la receta porque es un descubrimiento!!
      Yo a tanto como a los villancicos no llego...¡¡pero porque no me dejan!! jajajaja, tengo una guerra en casa entre mi espíritu "decorativo-navideño" y el pasotismo de mi chico!
      Muás

      Eliminar
  6. ¡Qué buena pinta!
    Pero yo, a pesar de que soy navideña (no tanto como tú, reconozco que estar un mes entero cantando villancicos, me cansa), quiero reivindicar esta receta tuya para cualquier momento, ¡¡viva el queso azul!! (aunque yo soy más fan del cabrales y lo prepararé con él).
    Gracias por la receta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj, no te creas que a mí lo de los villancicos me satura un poco...eso lo dejo solo para Nochebuena!!jajaja.
      El cabrales le tiene que dar un punto...ummmm!!! Espero que lo pruebes y te quede delicioso!

      Eliminar
  7. Mi niña todo lo que haz dicho es asi! y me uno contigo, ummm esto se ve rico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabía yo que una "fan" de las Navidades como tú opinaría lo mismo!jajaja ;)

      Eliminar
  8. Hola, me ha encantado esta receta, la voy a hacer y voy a inventar nuevos rellenos. Elisa-semevalaolla.net

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado!! La verdad que da para inverntar rellenos de todo tipo!!

      Eliminar
  9. Hola!!!
    Una receta muy original y riquísima. Me encanta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Respuestas
    1. La verdad que yo no soy buena para juzgarlo...a mi todo lo que lleve queso me encanta!!jajaja. Pero la verdad es que gustaron mucho. :D

      Eliminar

Todos los comentarios son bienvenidos!! Me hará mucha ilusión leerlos y si puedo ayudar en lo que sea, pues encantada!!! Al fin y al cabo, un blog se alimenta de los comentarios que recibe.