* Para no perderos ninguna entrada nueva, la nueva dirección del blog es Ni Blanco Ni en Botella

domingo, 21 de octubre de 2012

Algo diferente: mermelada de calabacín

Me encanta el calabacín.
 
Lo como de un millón de formas y casi-casi podría decir que no me canso de comerlo.
 
Pero solo casi-casi...porque este año por poco me da algo!!
 
Ha sido el primer año en que hemos tenido huerta. Y como tal, hemos pecado de novatos.

 
Somos dos en casa. Ni idea de cuán productivas podían llegar a ser las plantas de calabacín. Así que todo inocentes, pusimos 9 plantas.
 
9
 
¡¡Madre de dios!! De mayo a principios de octubre hemos tenido calabacines sin parar! Tenemos el congelador lleno de calabacín. No nos entra absolutamente nada más. Ni un tupper.
 
Había que darle salida de alguna manera. Y me acordé que mi ama me había dicho que en una tienda vio que vendían mermelada de calabacín.¡Mi salvación! Aunque ya se ha acabado la temporada de calabacín...
 
Con el último calabacín (sin contar mi congelador, claro) decidí hacer la prueba. Busqué en internet si encontraba alguna receta y encontré bastantes. Cada una lo hacía de una manera, así que como me pasa siempre, de cada una me voy quedando con algún concepto y luego lo hago un "popurrí" en casa.
 
Hoy os explico cómo la hice y las cantidades que usé, pero podéis adaptarlo a lo que tengáis:

MERMELADA DE CALABACÍN

Ingredientes:
  • 1 calabacín
  • 440 g. de azúcar (la mitad del peso del calabacín)
  • zumo de un limón
Preparación

Pelamos y lavamos el calabacín. Lo pesamos para saber exactamente cuánto calabacín tenemos. Lo cortamos en dados y los echamos en un bol.














En el mismo bol ponemos el azúcar y el zumo de limón y lo dejamos macerar durante unas 6 horas para que el calabacín suelte el agua.


Ponemos nuestra mezcla en una cazuela y lo dejamos cocer a fuego medio durante 45 minutos. Según el agua que tenga el calabacín puede tardar más o menos. Tenéis que ver que el líquido se haya evaporado casi todo y que el calabacín está muy muy blando, casi como puré.
Lo quitamos del fuego y lo pasamos por la batidora para que no queden trozos de calabacín.
Lo echamos en botes de cristal aun caliente, los tapamos y los dejamos boca abajo. Esto servirá para que se haga el vacío y no se quede aire en la mermelada que la puede estropear.
 
NOTA: para la cantidad de azúcar, depende de la cantidad de calabacín y de lo dulces que os gusten las mermeladas. Hay que poner la mitad de azúcar que de calabacín como mínimo, y la misma cantidad de azúcar que de calabacín como máximo.

 
Y ya tenemos una mermelada de calabacín deliciosa!! La verdad que tenía mucho miedo cuando la hice, porque olía bastante mal...como a la calabacín crudo. Y pensaba: "ay dios qué asco, seguro que está malísimo y yo aquí con dos botes" Pero cuando se enfrío la probamos y ¡sorpresa! De primeras no sabes muy bien qué sabor tiene, pero luego de deja como un sabor a membrillo delicioso. Ideal para comer con queso freco o crema de queso.

 
Perdonad que no tenga más ni mejores fotos, pero creedme que merece la pena intentarlo.
 
La próxima entrada será más vistosa, prometido.
 
Muás!!!!
 
Iratxe

6 comentarios:

  1. Envidio a muerte tu congelador repleto de calabacín!!! Me encanta!!!

    Y esta recete igual la pruebo...porque tiene que estar deliciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, si SOLO tuvieras calabacín no lo envidiarías tanto...que no me entran los tuppers que me da mi madre!!!!!

      En cuanto a la receta te animo a probarla porque a mí me ha sorprendido muchísimo!

      Eliminar

Todos los comentarios son bienvenidos!! Me hará mucha ilusión leerlos y si puedo ayudar en lo que sea, pues encantada!!! Al fin y al cabo, un blog se alimenta de los comentarios que recibe.