* Para no perderos ninguna entrada nueva, la nueva dirección del blog es Ni Blanco Ni en Botella

martes, 28 de enero de 2014

Yogur natural sin yogurtera

Una receta sencilla que nos permitirá disfrutar de yogur hecho en casa y sin necesidad de comprarnos otro "cacharro" más. Más que nada porque si meto otra máquina-trasto-utensilio en casa voy a tener que salir yo!


Dicen que a la tercera va la vencida...¡y menos mal! Porque esto ya se había convertido en algo personal, era o el yogur o yo. Si en este tercer intento llega a salir mal hubiera declarado vencedor al yogur y no lo hubiera vuelto a intentar. Con mi consecuente frustración. 

Pero no, he ganado yo! Y ya sé preparar yogur en casa y sin tener que comprarme la yogurtera. Que no es que sean caras, porque ya les tenía echado el ojo y las hay por 25€. Pero es que me niego a comprarme más trastos. Bueno, me niego y "me niegan", que como meta algo más en casa igual me sacan a patadas! Jejeje.




¿Acaso hay algo más satisfactorio que hacer las cosas en casa? A mí es que todo lo "hecho en casa" me sabe mejor que lo comprado. No sé si porque realmente está más bueno o es simple orgullo y satisfacción. Pero lo a gusto que te quedas no tiene precio, jeje.

Después de hacer el petit suise casero dije que se me había abierto todo un mundo. Y así fue. De hecho el otro días los volví a hacer pero de plátano y están casi hasta más buenos! Pues ahora con el yogur casero el mundo que se me abre ya es la leche! Porque en casa comemos muchos petit suise, pero yogures comemos por un tubo. De postre, para cenar,... Así que ahora que los puedo hacer en casa esto ya es la repera. ¡Que tiemble el señor Danone!


Pero como no es oro todo lo que reluce, y para que veáis que no siempre me sale todo bien (si este ha sido el tercer intento ya queda claro que no), os voy a contar un poco mis dos experiencias fallidas para que no cometáis los mismos errores que yo.

Después de buscar y rebuscar en internet recetas y formas de hacer el yogur sin necesidad de yogurtera me quedaron claras varias cosas:
  • imprescindible usar un yogur
  • hay que lograr una temperatura adecuada para no matar las bacterias encargadas de "fabricar" el yogur.
  • algún método casero que conserve el calor durante el tiempo suficiente para que las bacterias hagan su trabajo y le leche cuaje. 

Luego había muchas cosas opcionales: hay gente que añade un par de cucharadas de leche en polvo para que espese más, otros que añaden nata, otros que hierven la leche y la dejan enfriar, otros que la calientan sin llegar a hervirla, gente que usa yogur griego, otros yogur normal,... 

Los métodos para conservar el calor también son variados: el horno apagado después de haberlo usado, una olla después de haber hervido agua, meter los yogures en un recipiente bien tapados con trapos y dejarlos en un armario calentito, meterlos en una nevera isotérmica bien tapados con trapos y con un recipiente de agua caliente,...


Lo que más me llamó la atención fue que para hacer yogur necesitara un yogur. "¡Vaya chorrada!" pensé. "Para eso me compro los yogures y listo". Pero claro, tiene su explicación lógica.


  • Para que la leche se transforme en yogur, tiene que tener un proceso de fermentación del que se encargan las bacterias Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus. Y claro, ¿de dónde sacamos esas bacterias? Pues lo más fácil es sacarlas de otro yogur! También deben de vender en tiendas especializadas unos polvos y preparados especiales para yogur con estas bacterias. Pero es más sencillo (y barato) usar un yogur. Además usando un yogur logramos otros 10, así que nos sale a cuenta.


Primer intento: usé 1 litro de leche fresca entera, 1 yogur griego azucarado y un poco de  nata. A modo de "yogurtera" una bolsa isotérmica y unos trapos.

Calenté la leche con un par de cucharadas de nata, la llevé a la temperatura adecuada, la mezclé con el yogur y la vertí en los vasitos. Los tapé con papel de aluminio y los metí en una bolsa isotérmica, envueltos con un par de trapos.

Al día siguiente eso no había cuajado ná! Aguachirri puro. Es más, ni sabía  a yogur. 

¿Error? No mezclé muy bien antes de meterlo en los vasos, con lo que el yogur no se distribuyó bien. Puede que influyera algo que el yogur llevara una semana caducado... >_<  No se mantuvo la temperatura adecuada para que la fermentación se llevara a cabo.


Segundo intento: usé 1 litro de leche entera (no fresca), 1 yogur natural normal (no azucarado).

Puse a calentar la leche y la llevé a ebullición. Dejé que se enfriara hasta la temperatura adecuada y añadí un par de cucharadas al yogur, mezclando bien. Luego ya mezclé todo. Lo vertí en los vasitos y los cubrí con papel de aluminio. Los metí en la bolsa isotérmica, pero esta vez metí también el brick de la leche lleno de agua caliente para ayudar a conservar la temperatura. Bien cubierto todo con trapos.

Al día siguiente tampoco había cuajado nada. Pero esta vez sabía a yogur. Sólo que yogur líquido, líquido.

¿Error? Creo (no lo sé a ciencia cierta) que el problema fue de la temperatura. Aunque he visto blogs e incluso vídeos que lo hacen así, con la bolsa isotérmica y el agua caliente, creo que la temperatura no era suficiente o no se mantuvo el tiempo necesario para que se produjera la fermentación.



Tercer intento: a la tercera va la vencida y es el método que seguiré usando.

YOGUR NATURAL (SIN YOGURTERA)


Inspiración: el estupendo blog de Merengue y Frambuesa. (además de otros tropecientos mil para hacerme a la idea del proceso)
Dificultad: en sí no es difícil la preparación. La dificultad está en lograr las condiciones correctas para la fermentación.
Tiempo de preparación: 10 minutos.
Reposo: 8-10 horas.
Cantidad: 10 yogures tamaño estándar (125 g.)

Ingredientes

  • 1 yogur natural
  • 900 ml. de leche
  • 100 ml. de nata

Preparación


1.- En un bol mezclamos el yogur con 50 ml. de leche y reservamos.

2.- Ponemos a calentar en un cazo el resto de la leche y la nata hasta alcanzar una temperatura de 40-45ºC. Necesitaremos un termómetro de cocina, pero si no tenemos sabremos que está cuando al tocar la leche la notemos caliente pero que no queme. Es muy importante no pasarnos de esta temperatura para no matar las bacterias del yogur.

3.- Retiramos del fuego y añadimos el yogur que teníamos reservado. Mezclamos hasta integrar bien. 

4.- Vertemos la mezcla en los vasitos (o en un tarro grande) y tapamos con papel de aluminio. 

5.- Los colocamos en un tupper grande o en una bandeja de horno, tapamos bien con paños de cocina para mantener el calor y los introducimos en el horno apagado pero caliente. Puede ser que lo hayamos usado para algo y lo hayamos apagado (y esperado un poco para que baje la temperatura) o si no lo podemos calentar a 50ºC unos minutos, apagarlo y meter los yogures. Dejamos que reposen ahí unas 8 horas. Mejor prepararlos a la noche y dejarlos ahí hasta la mañana siguiente.

6.- Una vez listos, los metemos al frigorífico unas horas antes de consumir. Servirlos acompañados de azúcar, mermelada, miel,...


Trucos / Consejos / Variaciones

  • si tenéis yogurtera, seguid todos los pasos hasta el 4 y luego seguid las instrucciones del fabricante.
  • no es necesario usar leche fresca, ni siquiera leche entera, vale cualquiera que tengáis. Eso sí, con la fresca y entera quedará más cremoso.
  • si no queréis añadirle nata para que sea más ligero, podéis sustituir los 100 ml. de nata por leche. Pero en ese caso estaría bien que añadierais 2 cucharadas de leche en polvo para que coja más consistencia.
  • el yogur a utilizar da igual de qué tipo sea. Si usáis uno de sabores, el resultante también tendrá sabor (aunque mucho más diluido).
  • en algún blog leí que lo habían hecho también con leche de soja y yogur de soja. No sé si así funcionará, ya que en la leche de soja no hay lactosa que fermente...
  • la textura que se consigue es más similar a la de un yogur griego que a un yogur "normal". La parte de arriba sí que queda algo más consistente pero por dentro es más cremoso.
  • las variaciones son infinitas, tantas como se os ocurran. Podéis cambiar el tipo de yogur que usáis, añadirle mermelada, fruta fresca, aderezarlo con miel, con sirope de chocolate,...
  • podéis guardar uno de los que hagáis para usarlo para hacer más. Aunque leí en algún sitio que esto se puede hacer 4 veces, que luego es recomendable utilizar un yogur comercial.
  • las formas de mantener el calor pueden ser muchas, depende un poco de vuestras posibilidades/ganas. Además de usar el calor residual del  horno, también hay gente que usa el calor de una olla. Otra gente pone los yogures a fermentar sobre un radiador (sabiendo que toda la noche o tiempo va a estar encendido). Hay gente también que pone los yogures en una caja con una manta eléctrica y los tiene así fermentando... Personalmente prefiero el del horno, no sólo porque es el que me ha funcionado, sino porque suelo encender el horno mínimo una vez a la semana y así aprovecho el calor residual.

Bueno, si habéis conseguido llegar hasta aquí sin dormiros entonces es que sois la leche. ¡Menuda entrada más chaposa me ha quedado! Si lo habéis leído a plazos lo entiendo :P Sea como fuere, os animo a probar a hacer vuestros propios yogures porque no os vais a arrepentir. De hecho le vais a coger el gustillo y haréis experimentos con nuevas combinaciones, yo ya estoy tramando otros!

Muás
Iratxe

35 comentarios:

  1. A la tercera va la vencida y te han quedado perfectos, de buena gana me llevaría un vasito.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Y menos mal que fue la vencida, porque sino no hubiera hecho más! Jejejeje.
      Muás

      Eliminar
  2. Pues felicidades. Llevo tiempo pensando en hacer yogur y tú entrada me ha animado. Así que tomo nota, y me quedo por aqui a seguirte para que no se me olvide.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Yinda! Espero que te animes a hacerlo y te guste, ya verás que engancha! Yo hoy voy a hacerlo otra vez que se han acabado los anteriores.
      Muás

      Eliminar
  3. Que pinta! a mi me da un poquitín de miedo hacer yogures, no sé si es por lo de las bacterias o porque me han metido el miedo en el cuerpo; pero debería intentarlo, ¿no? a todo se debe aprender en esta vida jeje
    Ah, por cierto, si yo meto otro cacharro en casa creo que también me echarían a patadas!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las bacterias piensa que al fin y al cabo es como cuando usamos levadura fresca para las recetas de bollería, que son bacterias que tienen que hacer una función. Y de verdad que el resultado merece la pena, sobre todo por la satisfacción de haber hecho el yogur tú misma! Y sin otro cacharro ;)
      Muás

      Eliminar
  4. Buenos días cielo, estupenda tu entrada... tengo yourtera y es fácil... el problema viene dado cuando he decidido no utilizarla.... pues bién intento fallido de yogurt en el lavavajillas no sabes como te agradecería si me indicases... te atreves a intentarlo... cuentame...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Pues fíjate que el otro día se me pasó por la cabeza la idea de probar a hacerlos en el lavavajillas... ya lo voy a intentar y te cuento. Imagino que habrá que tener mucho cuidado de que no entre nada de agua en los envases y el mayor problema que le veo es el de la temperatura, porque hay que intentar mantener la temperatura constante bastantes horas y en el lavavajillas lo veo complicado. ¡Ya lo probaré! :D

      Eliminar
  5. Me han entrado ganas de probar a ver si me sale el yogur casero!!!! seguro que lo intento por lo menos!!!Bessoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, inténtalo!! Y si no te sale a la primera no te desanimes, que ya ves que a mí me costó 3 intentos! Jejeje
      Muás

      Eliminar
  6. Por cierto, ya tienes una seguidora más!! Mil bessoss

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Sí, quedó muy cremoso, tipo el yogur griego. Mañana mismo repito que ya nos los hemos comido todos!

      Eliminar
  8. Preciosas fotos Iratxe, y al final te has quitado la espinita. Sabes? yo le enseñé a hacerlo a mi hija Iratxe (tocaya tuya) metiendo la leche en un termo de boca ancha! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Magdalena! Menos mal que me quité la espinita, que con lo cabezota que soy igual luego no dormía! Jajajaja. :D
      Muás

      Eliminar
  9. Lo has conseguido¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Me han encantado todas tus explicaciones (la verdad es que es un gusto leer siempre tu blog) y me alegra mucho que la persistencia-insistencia-cabezonería de las del norte (jajajajaja) tenga su recompensa.
    Oye y chulísimas las fotos.
    MUAKKKKK

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!! Es lo que tiene el tiempo de m.... que hace aquí en el norte, que nos deja más tiempo para estar en casa y "experimentar" en la cocina, jejeje ;)
      Muás

      Eliminar
  10. Genial!

    La verdad es que yo andaba justamente pensando hacer yogures caseros.
    La historia es que participo en un grupo de consumo ecológico, y el productor (el que nos cultiva las coles y lechugas que consumimos), tiene un vecino que tiene vacas, y nos trae yogur y queso que hacen ellos mismos en el pueblo donde viven.

    Y hace poco le pedí leche fresca recién ordeñada de las vacas del vecino para hacer cuajada. La verdad es que por un mal ajuste del tiempo mi cuajada acabó siendo queso (muy rico, eso sí, pero queso) pero le he vuelto a pedir que me traiga, y cada vez me trae un litro y medio, con lo que si reparto entre cuajadas y yogures, mejor que solo cuajada... que puedo acabar un poco harta...

    Yo si quieres te cuento lo que hago para mantener una buena temperatura en el horno. Aprendí a hacerlo para ayudar a levar la masa del pan cuando voy pelada de tiempo y la quiero acelerar. Hiervo agua en un cazo, y la meto al horno. Pongo encima una rejilla, y el molde con el pan sobre la rejilla. Como es un compartimento estanco, el calor del cazo se mantiene muchísimo tiempo. Creo que para los yogures puede servir también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu truco Ana!! Ya lo voy a probar! De momento los he hecho ta dos veces aprovechando el calor residual del horno y me han salido bien, pero lo del cazo puede servir para mantener aún más tiempo el calor!

      Y no me quiero ni imaginar lo buenos que tienen que salir con leche fresca! No te hará falta añadirles nata ni nada para que queden cremosos!

      Eliminar
  11. Fantástica explicación! Aunque yo sí tengo y uso -mucho- la yogurtera, es cierto que dominar el resultado para que quede a tu gusto tanto de sabor como de textura no es fácil, las opciones y variabilidades dan resultados muy distintos! Y más aún si los haces sin yogurtera, menudo mérito tienes! Gracias por las explicaciones y felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marta! Qué suerte tienes de tener yogurtera! Yo he estado tentada varias veces de comprarme una...pero es que sé que si me la compro me echan de casa! Jajajaja.
      Muás

      Eliminar
  12. Uy! Qué pinta más ricaaaaa! Yo he hecho yogur varias veces con la thermomix y dejando fermentar de forma tradicional, con calor y esas cosas. Me niego a comprarme una yogurtera que mi lema de este 2014 es "no más cacharros" !!!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí te he visto Yaiza! Ese es mi lema para este año también! Porque como meta un trasto más me echan de casa! Bastante me costó que me aceptaran poner en la encimera la Kitchen Aid que me trajeron en navidades...
      Muás

      Eliminar
  13. Que descubrimiento de blog, eres genial, me encanta.
    Te diré que mi método para conseguir la temperatura de reposo es calentar la olla a presión con agua hasta que hierve, y calentar el horno a 50º, cuando tengo lista la mezcla en los botes tiro el agua de la olla y meto los botes en ella, la cierro y la meto en el horno ya apagado durante toda la noche, al dia siguiente tapo los botes con papel de aluminio y los guardo en la nevera, quedan estupendos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marisabel!! ^_^ Está muy bien tu método para mantener más tiempo la temperatura, ya lo voy a probar. Gracias!

      Eliminar
  14. Hola yo siempre les hago yogur y me gusta leer la variedades de recetas que se encuentran en la web y he aprendido mucho ya me quedan bien, aquì aprendì con tu explicaciòn y tambièn lo puse en pràctica y me saliò especito yo para conseguir la temperatura utilizo una cajita de icopor y le coloco una botella con agua caliente y asi la logro mantener el tiempo necesario para que cuaje yo siempre, gracias por compartir con nosotros tus conocimiento y seguiretu blog. sin dudas.

    ResponderEliminar
  15. Hola,
    Me encantan las imágenes que nos has mostrado; estoy intentado hacer yogurt de soja y ya llevo unos intentos, en unos el yogurt no ha cuajado bien, en otros me ha salido muy muy amargo y sobretodo después de congelar, he prestado mucha atención en la esterilización de frascos pero ¿a que crees que se deba el amargo del yogurt?
    Saludos, gracias.

    ResponderEliminar
  16. Pues yo utilizo una yogurtera (yogotherm) que es una incubadora que no consume electricidad y tiene una gran capacidad, 2 litros. La llevo utilizado tanto para fabricar mi propio yogur como mi propio queso fresco e incluso kéfir. Dependiendo del tiempo que la dejes fermentando y del tipo de leche que uses, te sale más ácido o menos y más líquido más espeso.

    Es muy sencillo, económico y sobre todo, natural y sano.

    Os dejo el enlace en el que se puede comprar la yogurtera, los fermentos e incluso el termómetro (6.50 eur)

    http://www.yogotherm.es/

    Un saludo.

    Rocío.

    ResponderEliminar
  17. puedo ocupar leche sin lactosa, soy intolerante

    ResponderEliminar
  18. hola a tod@s
    tanto el flan como envasar al vació como los yogures siempre se han echo al baño maría, y si no como se hacían los yogures antes de que se inventara la yogurtera ?? pos eso al baño maría
    se coge el yogurt y se mezcla con la leche en un cazo durante 15 minutos fuego medio bajo moviendo pero sin batir
    antes hemos preparado una cazuela ancha donde quepan todos los tarros, un trapo en el fondo, agua calculada para que cuando quede una vez metidos todos los tarros, quede a un dedo de la boca del tarro tanto el agua como el yogurt tapamos la cazuela y ahora viene lo difícil,
    induccion vitro gas electricas ... y cada una de ellas a distintas potencias normalmente con dejarlo al 1 tiene que quedar bien si veis que vuestra cocina en el uno a quedado mal la proxima al 2 y perfecto ahora eso si ni se os ocurra iros a la calle ni iros a la cama dejándolo haciéndose solo por muy controlado que parezca

    ResponderEliminar
  19. Muy buen blog la verdad, es bueno que cuentes tus experiencias, ya que capaz sin darse cuenta uno compete errores parecidos y después se nota en los resultados. Los hice pero con la diferencia que no agregue nata y la leche y el yogurt eran descremados y sin azúcar; y salio perfecto idéntico al yogur que compro y aun más rico, cremoso y firme. Vuelvo a repetir muchas gracias.

    ResponderEliminar
  20. Pues se acaban de comer mi yogurth que lo hice en un frasco grande que le caben cuatro litros, una olla de grande llena de agua y para calentar use dentro del agua, un calentador de acuario que se puede graduar y tiene termostato a 32C

    ResponderEliminar
  21. Yo despues de prepararlos como tu indicas, los pongo encima de una radiador, dejo toda la noche, que la calefaccion esta templadita y a la mañana siguiente tengo unos yogures deliciosos sin gastar ni luz ni agua caliente ni nada, solo lo que tenia que poner en casa obligatoriamente. Asi todo el invierno tengo yogures naturales, yo no echo ni nata, ni leche en polvo, solo el yogurt y un litro de leche entera.

    ResponderEliminar
  22. Pues a mi me sale muy bueno de gusto pero malisimo de consistencia ! Hace unos hilos tremendos, parece baba de caracol, puah !!!
    Alguien tiene una explicacion y un remedio ???
    Coro

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos!! Me hará mucha ilusión leerlos y si puedo ayudar en lo que sea, pues encantada!!! Al fin y al cabo, un blog se alimenta de los comentarios que recibe.